Los 10 mandamientos del nutricionista

Tipos-de-básculas-de-baño copia

1. TE AMARAS SOBRE TODAS LAS COSAS: este es el pilar fundamental de cualquier proyecto. Ya sea una nueva pauta nutricional, un reto deportivo, o las ganas de mejorar en cualquier aspecto. Escucha a tu cuerpo, respeta tus sensaciones y dirígete al punto en el que te sientas feliz.

2. NO EMPRENDERÁS LA «DIETA» EN VANO: cualquier momento es bueno para empezar a cuidarse, siempre y cuando la decisión parta de ti. Huye de condicionantes externos o cánones impuestos. ¿Has oído eso de: fuerza de voluntad? ¡Ahí lo tienes! Voluntad, sí, la propia.

3. SANTIFICARÁS LAS FIESTAS: que un «estoy a dieta» no te aleje de la sociedad. No te prives de disfrutar con los tuyos ni a los demás de tu presencia ¡eres la sal del sarao!

4. HONRARÁS A TU PADRE Y A TU MADRE…y con esto quiero decir: no heredaremos un chalet en la Moraleja, pero esos mofletes…esos mofletes llevan tu apellido y los de cuatro generaciones antecesoras. Así que busca el color que mejor les quede y lúcelos con garbo. ¡Son el mejor escenario para los besos de abuela! MUAK MUAK MUAK.

5. NO MATARÁS: no es muy nutricional, pero…lo veía básico. En lo sucesivo lo cumpliremos a rajatabla.

6. NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS: ¡este nos lo saltaremos desde ya! La ciencia avanza que da miedo y los métodos para adelgazar más. Siempre podemos recurrir a la infalible dieta del cucurucho… no renunciemos a los clásicos.

7. NO ROBARÁS: la despensa y la nevera tienen horario de apertura y sobre todo: de cierre, ¡no las atraques! Si algo es cierto es que el picoteo constante no hace ningún bien. Organiza tu día y busca tentempiés que te ayuden a superar esos momentos de ansia máxima. Esos momentos que te llevarían a incumplir el quinto mandamiento, control amigas, control.

8. NO LEVANTARAS FALSOS TESTIMONIOS NI MENTIRAS: piensa en la última vez que te preguntaron por tu talla, o por tu peso, ¿cual fue tu respuesta? El que este libré de pecado…

9. NO CONSENTIRÁS PENSAMIENTOS NI DESEOS IMPUROS: cierto es que estar a dieta no impide mirar el menú, pero…evita la ocasión y evitarás el peligro. La planificación es  fundamental, plantea una rutina semanal en la que definas, o al menos esboces, lo que encontrarás en la mesa. Cuanto más se acerque a tus gustos y preferencias más fácil será cumplirla. Por ello es clave la figura de un nutricionista que analice nuestra rutina y adapte la pauta nutricional a nuestras necesidades. Huye de las milagrosas dietas relámpago que estandarizan la locura y nos someten sin fundamento.

10. NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS: mírate al espejo, ¡mírate otra vez! Deja de mirar hacia afuera y mira hacia dentro. Lo tienes todo para convertirte en la mejor versión de ti misma. No olvides el cuarto mandamiento, y asume que hay cosas que no cambiarán ¡Ya no vamos a dar el estirón! Todas las demás…están ahí para ser amadas o mejoradas, ¡tú decides!  No olvides el segundo mandamiento…

 

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply