“Rompiendo mitos del amor romántico”. No es no.

No es no, sin más.

Disientan.

Sin sentirlo, sin permiso; disientan.

Sin miedo, sincero, sencillo; disientan.

Maten de sed, si es necesario, el ambicioso estómago del quebrantable deseo de la irrespetuosidad.

Y sí, disientan. Que de la tormenta, serán los truenos quienes acaben huyendo.


De la desesperanza al peregrinaje. Rompiendo los mitos del amor romántico.

Profeso la religión del amor: infinita como el horizonte y libre como el viento. La religión del amor incondicional, sanamente, incondicional; la que cambia sus lugares de culto, la que no se estanca, la que crece y cambia y de cada lugar archiva un mandamiento nuevo.

Creyente, peregrino con las botas nuevas y el corazón cada vez más viejo. Peregrino, a pie y en vuelo, en una nave espacial que, sin necesidad de ser mía, elige amoldar sus zapatos a mis huellas para volar con más fuerza, con más ganas y mejor, porque de calzas, ausencias y sobrantes que concuerdan sin cuerdas va el asunto.

22 de noviembre. Paraninfo de la Universidad de Alicante. Meca, meta y recompensa.

Asiento con el cuerpo, con la voz, el corazón y el alma. Asiento y consiento con mis datos y con los suyos, que este viaje no lo hago sola. Asentimos y consentimos aterrizar -y aterrizamos- cerca, además, de las sombras de una jaula que al final de la escalera: telón, tela y estúpido corrido velo; desnuda, desvela y descubre que sus rejas son caminos y su puerta un balcón al mundo.

Cartas cerradas a jaulas abiertas.

Querida bandera, pecho al descubierto sin censura: tú que guías al amor, ten piedad de la ignorancia y sigue ilustrando al mundo a través de la garganta, la poesía, la garra y la constancia.

Dibujo realizado por Darifé

De Stéphanie y su jaula abierta solo puedo reiterar palabras pasadas que, presentes, siguen sonando con la misma coherencia y es que: “El amor es chulo es algo más que una oración atributiva, es un punto cardinal; nómada pero consecuente, inquieto pero presente, de curioso tamaño pero extensa geografía interior. Un tropiezo causal que hoy, aquí -a estas alturas-, supone y es una caída libre voluntaria de la que ojalá nunca llegar hasta el fondo.”

El amor es chulo es techo, brazo y asiento y siempre que sale de su escondite, a pasear, las estrellas eclosionan, salen luces de colores y el polvo está por todas partes.

Aulas, poesía, poetas y palabras.

De la siempre abierta jaula del Amor es chulo, una bandada de infarto (por orden de lectura): Titxu Velez, Carlos Salem, Victoria Ash, Iago de la Campa, Eloy Cánovas, Irene G Punto, Asociación Ve-la luz, Miguel Gane y, por orden de no aparición, la más que diegética voz de Srta Bebi -que estaba allí, pero no, pero sí, pero sí, pero ¡joder, qué grande!-.

Del sustantivo <<educación>> al verbo <<elegir>> pasando por el adjetivo <<positiva>>; trovadores, poetisas, cantantes y personas que nos hablaron sobre la importancia del amor propio o sobre cómo un final se transforma en una oportunidad nueva. Sin olvidar recordarnos que a las personas hay que quererlas por lo que son y no por lo que queremos que sean y lo mucho que debemos hacer el amor y no la guerra o lo que básicamente es “comerse un buen coño“-siempre que el coño quiera-.

 


 “Tú eres preciosa cuando luchas,

   cuando peleas por lo tuyo,

   cuando no te callas

   y tus palabras muerden,

   cuando abres la boca

   y todo arde a tu alrededor” Miguel Gane


Palabras, rimas y acordes.

Los invitados a “Rompiendo mitos del amor romántico” saltan de sus libros, sus plataformas digitales y sus instrumentos, para reafirmar, de una sola voz, los puntos cardinales y comunes de sus trabajos y reivindicar que la base de cualquier relación afectivo-sentimental se basa en el respeto, la libertad y la igualdad; cualquier intento de atentado contra alguno de estos sustantivos es sinónimo de inválido, ingrato o intolerable.


  “Nos pisan como a cucarachas pero nos defendemos como leonas y, aunque vamos a paso de tortuga, caemos como pulgas. Despiertas como búhos, olvidadizas como peces, locas como cabras. Nos deslizamos como boas y seducimos como lobas. Si nos ves aparecer, no corras, somos listas como zorras.” Irene G Punto.


Entre heridas abiertas y presumidas cicatrices, de la “Ash” a la “Vélez”, una a una, uno a uno, hacen de un par de horas en el Paraninfo de la universidad -minuto arriba, minuto abajo- un despliegue de aliento, fuerza, sueños, posibilidades y ganas del que salir reforzada, o enamorada, era casi inevitable. Así pues, punto y aparte.

Gracias por una velada de infarto necesaria para afrontar una nueva cruzada contra el mundo y sus dolencias.


A mí alumna, Paula Serrano, por leer y pensar que una sociedad diferente es posible.

A su familia, por confiar en mí.

Gracias.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply