“Aham Prema sobre tafetán violeta”. Amor vindicativo y arte.

 A LaMariantonia, Lu Di Veltz, Emelyne Alboussiere y Andrea Monteagudo.

Sin mujeres como vosotras este artículo no hubiese sido posible.

Aham Prema, compañeras. Gracias.

Arte

  Del lat. ars, artis, y este calco del gr. τέχνη téchnē.

  1. m. o f.Capacidad, habilidad para hacer algo.
  2. m. o f.Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma  lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
  3. m. o f.Conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer algo.

Aham Prema

Puente, cruce y camino. El artista utiliza el arte como método de depuración interna y como proceso metamórfico.

Primero, conflicto y origen. La necesidad del artista de acrisolar su interior proviene del primer acto de una equis, donde el argumento alcanza su clímax a través de los ojos del espectador receptor de la obra.

Zeta, meta y consecuencia. De la observación del espectador se derivan dos vertientes; gozar de la belleza de la obra o descifrar el mensaje que ha <<escrito>> , en ella, el autor o autora.

Aquí es donde entra en escena Aham Prema sobre tafetán violeta de la valenciana Trementina Lux. La historia de su nacimiento, así como la del itinerario que hace tres años peregrinamos a su lado, desequilibra la balanza consecuente de la obra y hace que el platillo del mensaje roce, casi, el suelo.

Nadezhda

Aham Prema sobre tafetán violeta es bella y observarla lo afirma. Sin embargo, no podemos negar la naturaleza vindicativa de su placenta, Trementina Lux, una mujer que grita las injusticias de la vida a través de sus pinturas y sus palabras, una fiel defensora de la figura de la mujer, de la desigualdad y de todo aquello que quede relegado al silencio.

La historia de la protagonista de la obra es rápida; mujer, indómita, condenada a la cárcel. Ex integrante de las Pussy Riot pero, por aquel entonces, todavía perteneciente al grupo feminista ruso. Su desaparición es el desencadenante de la obra, una obra que nace a través del encuentro de los titulares de prensa sobre la desaparición de Nadezhda con una Trementina Lux en busca de una mujer -una musa- a la que darle voz, luz y amor; amor concurrente, sencillo y humilde.

Aham Prema sobre tafetán violeta. El traslado de la Pussy

Felicidades Nadezhda, hace tres años que Trementina Lux  te invitó a conocer Valencia más allá de las paredes del estudio en el que naciste. Tres años desde que se atrevió a sacarte a pasear de noche, desde que se atrevió a concedernos el privilegio de pasear contigo, desde que dijimos “sí”.

Nadezhda

22 de noviembre de 2013. Sacamos a la representación del Amor Universal de su cuna, el estudio de Trementina en el Barrio del Carmen, y la llevamos hasta el zaguán del estudio de arquitectura Vetges Tu i Mediterrània, en el barrio de La Seu Xerea, dentro del marco de la Seu Mostra, la jornada de puertas abiertas que había sido organizada entre los estudios de la zona.

Aham prema sobre tafetán violeta muta y se convierte en El traslado de la Pussy. De gesto simbólico a acto reivindicativo. Nadezhda ocupa las calles como una <<Madona>> y, a su paso, llama, inquieta y confunde a la gente. “Tantas vírgenes veneradas que, ¿no será esta otra a la que deba respeto?”, piensa la gente que se para a observar y comenta en voz baja. “¡Sacrilegio!” dice un hombre, algunos lo del respeto al ser ajeno no lo comprenden todavía muy bien. Aham Prema, amigo, amor universal.

Nadezda

Nadezhda suscita interés, curiosidad e incluso odio. Dicen que la verdad duele, quizá las obras sinceras también duelan. Pero, no les culpo de sentirse así, está hecha desde el amor y para el mismo y todos sabemos lo doliente que puede llegar a ser amar o dejar de hacerlo.

Aham Prema, Nadezhda, Aham Prema, mujeres, Aham Prema, hombres. Aham Prema, universo.

Amor vindicativo, amor sincero. Aham Prema, Trementina.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply