Delfín Sánchez

Haltermag se adentra en el mundo del diseño festero. Entrevista a Delfín Sánchez

Retales, dibujos, notas, colores, cajas, bolígrafos, máquinas de coser, hilos, agujas… el taller de Mª José y Delfín es precioso y poder estar allí observando cada rincón con total libertad fue una grata e inolvidable experiencia. Lo cierto de todo esto es que los talleres siempre me han llamado profundamente la atención; un lugar en el que la materia prima es la imaginación, sin duda alguna, solo puede ser único, mágico y especial.

patrones

Tengo el placer de conocer a Delfín desde hace muchos años, prácticamente podría decir que él me ha visto crecer y, a su vez, yo también podría decirlo, porque, de hecho, así es como concibo su potencial artístico cada vez que lo veo, en continuo progreso. Llevo mucho tiempo siguiendo las cosas que hace y, como buena amante del cine y de las grandes historias, admiro su trabajo mucho más allá de lo que cualquier otra persona quizá podría hacerlo, seguramente porque observar sus diseños es como leer un buen libro, ¿en qué aspecto?, en el aspecto de que mirar con detalle sus trajes te transporta a una serie de escenarios dispares y exóticos a los que no podrías acceder de otra forma que no fuera esa, observando, sintiendo y admirando cada detalle que hay vertido en ellos. Es por esto que le pedí que me abriese las puertas del taller que comparte, mantiene y conduce junto a su encantadora compañera Mª José Fuentes para vivir en primera persona todo el proceso creativo que allí se produce y para tener el honor de hacéroslo llegar también a vosotros.

Delfín Sánchez es la mitad masculina dentro del conglomerado MD, un taller de diseño y confección de trajes festeros que lleva en marcha unos seis años. Dentro del funcionamiento del taller, Delfín se encarga de preparar muchos de los diseños que les encargan, así como del montaje de ciertas partes de los trajes y/o de los accesorios. Junto a su compañera, ambos dan vida a un pasado histórico que se escenifica cada año en las llamadas fiestas de “Moros y Cristianos” que representan y conmemoran las antiguas batallas que se dieron lugar en la península durante la Reconquista y que se celebran en varios puntos de nuestra geografía sureste.

Pese a abastecer a varios pueblos anexos, el centro neurálgico del trabajo de Mª José y Delfín se desarrolla en su pueblo natal, Elda. De una calidad exquisita los trajes que cuelgan y habitan las filas de perchas del taller MD nada tienen que envidiarle a las prendas que podríamos encontrar dentro del vestuario de una producción cinematográfica de alto calibre. De hecho, muchos de los trajes que vi allí superan con creces los requisitos necesarios para ello.

Creatividad, artesanía, maña, paciencia, diálogo y mucho amor son los ingredientes principales que caracterizan este taller pero para ahondar más en todos ellos hemos tenido la oportunidad de hablar con Delfín Sánchez.

Delfín Sánchez

Delfín Sánchez Bañón

Bienvenido Delfín a Haltermag. Un placer que nos hayas abierto las puertas de vuestro taller para poder hacer esta entrevista. Así que, empecemos. ¿Cuántos años llevas diseñando? ¿Te has dedicado siempre a esto?

¡Hola! ¡Buenas tardes!

No, la empresa lleva en marcha unos seis años así que toda la vida no, lo que sí es cierto es que como hobbie sí que había hecho ya algunos diseños antes pero la realidad fue que a raíz de quedarme en paro lo que era un hobbie se convirtió en mi trabajo de hoy en día.

¿Y cuándo o cómo comienza la aventura de formar equipo con Mª José para dar a luz MD?

Pues comienza a raíz de que Mª José, que ya hacía cosas de cristianos y de escuadras, me propone formar equipo con ella. El destino nos cruzó y bueno, yo no tenía trabajo, no tenía nada que perder y como además era algo que me gustaba y de lo que ya había hecho cosas, acepté y empezamos a hacer escuadras.

Escuadras

Trajes de escuadra

¿En algún momento te has planteado hacer algo que no sea festero?

Yo no cierro ninguna puerta. La verdad que la gente me dice <<pues tú podrías hacer esto o lo otro>> y cuando lo pienso en mi cabeza pues sí, pienso que sí podría pero me falta la fuerza para dar el empujón. Aunque, no te voy a mentir, yo veo mis trabajos terminados y me quedo totalmente satisfecho con ellos. Así que no, no cierro la puerta a hacer diseños por ejemplo para obras de teatro o vestidos para galas de falleras o de abanderadas, de hecho es otro campo del diseño que también me gustaría desarrollar y, bueno, la verdad es que ya hemos hecho algún que otro vestido de fiesta y de gala.

¿Y qué es lo que más te gusta del diseño de trajes festeros? ¿Qué tiene en especial?

Pues lo que más me gusta es cuando lo veo terminado y digo: <<Está tal cual como estaba en mi cabeza. (Riendo a carcajadas)>>

Definitivamente sí, lo que más me gusta es el proceso progresivo del diseño desde que lo imagino en mi cabeza hasta que está terminado, pasando por ver a mi compañera cosiéndolo. Me encanta ver que va creciendo como un bebé, y es que esa es la realidad, es nuestro bebé.

Delfín Sánchez

Mª José Fuentes Cañas

¿Este tipo de diseño de traje festero ofrece más libertad creativa que un diseño de pasarela?

No, creo es más fantástico porque es histórico y porque es festivo pero hoy en día en pasarela encuentras diseños que dices <<esto no se puede poner>> pero lo hacen, igual puedes meterle más fantasía pero creo que en libertad creativa van a la par.

¿Y crees que cualquiera de los trajes que has hecho podría salir en una película?

Cualquiera, muchas veces lo pienso. Yo siempre que veo uno terminado digo <<es que este traje podría salir en una película>> habiendo un buen decorado la calidad del traje está al nivel.

Hay muchos sitios en los que dicen <<hacéis disfraces>> pero no, no es un disfraz. Cualquier persona que haga diseños de trajes de “Moros y Cristianos” te va a decir que no. Esto no significa que la palabra “disfraz” tenga un significado negativo  porque los disfraces existen y son maravillosos pero no es un disfraz.

El contexto que rodea a este tipo de traje no es un contexto festivo de cachondeo, es un contexto histórico. Por ejemplo, a nivel de capitanías la calidad es absoluta, de hecho si quieres luego puedo enseñarte cosas que están trabajadas hasta el más mínimo detalle.

Capitanía Realista 2014

Capitanía Realista 2014

¿Cuál es tu labor como diseñador dentro del equipo MD?

A ver, nosotros somos un equipo y el día a día se conforma del trabajo de uno y de otro, por ejemplo mi compañera Mª José saca los patrones y luego yo pues es lo que hago es combinar telas,etc… digamos que una vez que yo tengo la base del corpiño y de la falda si por ejemplo va a llevar cinco pasamanerías o unas plumas o cualquier cosa que tenga un montaje me encargo yo. A mí me gusta poner y quitar (risas). Lo que es el diseño sí, lo hago yo, aunque lo cierto es que la línea de mi compañera me gusta mucho más que la mía, la cara y el contorno del cuerpo que ella hace es más dulce.

¿Existe cierta diferencia entre el boceto original y el diseño una vez finalizado?

No suele cambiar, intentamos que no pase, pero si pasa siempre es para mejor. En un 90% los trajes salen exactamente igual al boceto.

Delfín y Acto Paulson

¿Cómo es la relación con el cliente? ¿Él viene con la idea o se la das tú? 

Tú les dejas hablar y luego haces lo que quieres (dice entre risas).

A ver, tú le dejas que explique lo que quiere y dependiendo de lo que te diga pues ya le aconsejas. En diez minutos que hablas con esa persona ves cómo es interiormente y ya sabes lo qué quiere, por eso mientras te está contando tú ya te estás haciendo una idea en la cabeza de cosas que puedes ofrecerle.

Lo cierto de todo esto es que a lo mejor él ha venido con la idea por ejemplo de que quiere un turbante enorme y luego le enseñas un tocado pequeño que puede combinar con un peinado más atrevido y al final, cuando le muestras tu forma de verlo, el cliente también lo ve. La verdad es que un 90% te deja hacer lo que tú quieres.

Bueno y me has hablado de Mª José, ¿qué tal es trabajar con ella?

Mª José es mi compañera de fatiga. Trabajar con ella es genial, discutimos como todo el mundo pero porque estamos más tiempo aquí que cada uno con su familia. Ella, por ejemplo, lleva más controlado el tema de las escuadras, a la hora de organizar dónde y cuándo hay que llevar los trajes, y yo siempre estoy más en mi mundo de que todo quede bonito y tampoco es todo tan de color de rosa pero bueno, ella lo lleva y me lleva y lo hace muy bien.

¿Entonces ella es la que organiza el tema generalmente?

Sí, ella es la que me para un poco los pies.

Los dos hacemos un gran equipo. A ella también le gusta crear y los dos hablamos y revisamos los diseños, lo que sucede es que ella sobre todo siempre me deja a mí el trabajo que es de Elda porque a mí no me da miedo la reacción de la gente, si yo estoy contento y el cliente está contento que los demás digan <<qué feo>> o tal ni me afecta ni me preocupa, siempre quieres que le guste a todo el mundo pero como no eres Dios eso es imposible.

Mi trabajo es cara al público y las opiniones de la gente es una consecuencia de él, a lo mejor puedo hacer un vestido que para mí sea exquisito y tú pienses que es una mierda, es normal. Es como en la música, a todo el mundo no le gusta el mismo cantante.

Mª José y Delfín

Mª José y Delfín en el taller

¿Has cambiado desde que empezaste hasta ahora?

A nivel personal no, a nivel profesional sí. En nuestro caso creo que muchas veces hacemos cosas que antes no hacíamos o que no habíamos hecho simplemente porque llega un momento en el que tú mismo quieres probar a ver si lo puedes hacer. Así que imagino que sí, sí hemos cambiado.

El miedo, el miedo también es menor, hay más confianza que antes, ahora tengo las ideas más claras.

¿Uno de tus diseños favoritos?

No, no se puede. No se puede porque para ti todos son favoritos. Cada diseño tiene su historia y su momento.

Este año ha salido mi hijo de capitán, algo especial sí es pero por ejemplo yo cuando estoy diseñando no pienso si es para mi hijo, para mi cuñada o para alguien conocido, pienso en que se quede chulo, no porque sea alguien de mi familia pienso en quebrarme más la cabeza, lo hago como con el resto de trabajos, pongo el mismo cariño que pondría en cualquier otro traje. Nadie a quien le guste diseñar puede pensar eso, tú cada año lo que quieres es quedarte satisfecho y superarte.  Para mí diseñar no es una competición contra los demás, en todo caso contra ti mismo.

Delfín y Héctor

Delfín con su hijo Héctor

¿Es posible superarse año tras año?

Lo intentas. Mientras que ese don no se agote tú sigues viendo en cosas que la gente no se da cuenta un montón de oportunidades diferentes.

Bueno Delfín muchísimas gracias por atendernos, un saludo de parte de todo el equipo de Haltermag. Ojalá algún día podamos ver tu trabajo en los territorios del mundo del cine.

Delfín, María Fernández y Acto Paulson

Hablando con María Fernández, abanderada Realista 2016

Y aproveche la ocasión para asaltar con un par de preguntas a María Fernández, abanderada Realista 2016, que estaba probándose uno de sus trajes en el taller.

Hola María, gracias por acceder a participar en esta entrevista. ¿Por qué elegiste a Delfín como diseñador de tus trajes para esta capitanía?

¡Hola!

Pues lo elegí porque hace dos años empezó con mi hermano en los cargos infantiles y me gustó cómo diseñaba. A parte, le conocemos de hace muchos años, mi madre es amiga de él y confiábamos en su trabajo.

¿En este caso tú tenías una idea preconcebida de lo que querías?

Sí, pero bueno…(risas) luego llegué aquí y todo cambió, al final siempre me convence.María Fernández y Acto Paulson

Entonces tú viniste, le contaste la idea que tenías y él qué ha hecho con esa idea

Pues en parte la ha cambiado pero lo cierto es que yo cuando algo no me gusta se lo digo, hay confianza.

¿Y al final de ese pequeño conflicto ha salido algo bueno?

Sí, ha salido algo muy bueno, en especial el traje del domingo.

¿Eso quiere decir que la idea original tuya está vertida en el traje del domingo?

Sí.

¿Y en qué se basaba esa idea? ¿En qué te inspiraste para llegar a ella?

Pues casualmente un poco en su mujer, de cuando él salió de capitán con su mujer. El traje que llevaban el domingo era como mi sueño, me pilló pequeña y por aquel entonces pensé que mi traje, algún día, tenía que ser un poco como eso.

¿Y en qué piensas cuando ves tu traje haciéndose realidad?

En lo cerca que está ya mi sueño, en que voy a salir como yo quiero y en que por ello voy a estar contenta y feliz.

Muchas gracias María, un saludo de parte de todo el equipo de Haltermag y que disfrutes tu sueño.

A ti.

Moros Realistas

Y ahora sí, me despido con un cálido abrazo queridos lectores.

¡Felices Moros y Cristianos 2016!

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply