Ellis. La última obra del misterioso JR

Hablemos de Ellis, el cortometraje del misterioso fotógrafo y artista callejero JR, y digo misterioso porque su identidad es todo un interrogante. Ellis llegó a mi vida una fría mañana de diciembre, de la mano de A. Frasquet, un agradable compañero de campo que viene con frecuencia y saluda a través de la ventana azul de la esquina inferior derecha de mi casa para recomendarme joyas musicales, entre otras. Sin embargo, esta vez, Frasquet me traía un cortometraje, frío como esa mañana y oscuro como esta noche que nos abarca.

ellis_poster

Ellis está escrito por el guionista, ganador de un Oscar, Eric Roth y cuenta de una manera jodidamente poética, perdonar que siempre utilice esta palabra, la situación de los inmigrantes y refugiados que acabaron en Ellis Island desde 1892 hasta 1954. En menos de quince minutos, Ellis, transporta al espectador hasta el Puerto de Nueva York y lo envuelve en esa atmósfera nostálgica que rescata el recuerdo de los miles de inmigrantes que pasearon por los, ahora vacíos, pasillos de aquel hospital-centro-de-reclusos con la única aspiración y el único deseo de comenzar una vida nueva y que, finalmente, no lo consiguieron. Con este cortometraje el autor, JR, pretende paralelar la situación del pasado con la situación actual, consecuencia de la inmigración continua que sufre el mundo desde 2012 y que está relacionada con  la crisis de refugiados que padece Siria.

En este cortometraje el director invita al espectador a recorrer Ellis Island de la mano del actor Robert De Niro, quien interpreta el papel de inmigrante fantasma mientras relata su experiencia allí vivida. Con una interpretación brillante y casi silenciosa, De Niro conecta sin problemas con el contexto en el que se encuentra y transmite a la perfección la sensación que tendríamos cualquiera de nosotros si nos encontrásemos allí, de pie, silentes, con la sola compañía del paso del tiempo sonando a nuestro alrededor. Durante el metraje, el personaje de Robert relata, en voice over, su truncado intento de llegar hasta Nueva York mientras recuerda a la gente con la que compartió aquel viaje hacia la nada.

Acompañando la actuación del veterano De Niro, el virtuosismo del músico Nils Frahm interpretando los temas originales del también músico, astronómico, Woodkid terminan de abrazar por completo al espectador convirtiéndole en un receptor de sensaciones, y conduciendo, así, la trama y la narración hasta un final explosivo que acaba desvaneciéndose por completo.

En Ellis, el resto de inmigrantes están representados a través de dibujos y/o murales en las paredes o en el suelo, un aspecto muy característico de JR quien se dedica a exponer sus obras en la calle de la misma manera. Este recurso artístico cohesiona perfectamente con el estilo del cortometraje ayudando en proporción a conseguir el toque poético que adquiere en la totalidad de su conjunto.

ellis_island_wall

Paredes interiores Ellis Island

Ellis es el camino ascendente e intrínseco hacia los lugares más escondidos de nuestra memoria. El reflejo de la lucha de la humanidad cuando desesperada busca una vía de escape que le proporcione una estabilidad económica y social. Es el homenaje necesario que debían tener todos aquellos que se quedaron a las puertas de un futuro digno, a las puertas de Nueva York, a las puertas de una segunda oportunidad. Y el que deben tener todos aquellos que, actualmente, siguen quedándose en el umbral del cambio y del camino.

Ellis es un cortometraje que invita al espectador a reflexionar sobre los desconocidos, sobre aquellos que no tuvieron las mismas oportunidades. Sobre “aquellos” que podíamos haber sido “nosotros”, que podemos ser “nosotros”, algún día, en cualquier momento, en cualquier lugar.

Dedicado, con cariño, a todos los que observamos las estancias vacías con los ojos llenos.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply