Coño, ¡que llueve!

Sí, he empezado con un taco. Es lo que hago, hablo mal. Si te ofendes, apaga el ordenador, enciende la tele y ponte a ver Gran Hermano.

No se si lo has notado, la lluvia me pone de mala leche. Puede que la lluvia en Sevilla sea una maravilla, pero en Valencia es una putada. Y gorda.

Porque te mojas, y si te pones un chubasquero, te mueres de calor. Y si coges un paraguas, se te vuela y además el viento racheado (que es que me gusta la palabra y la uso cuando quiero) que te ataca de lado hace que te mojes aún más.

Lo único que puedes hacer es quedarte en casa. Pero eso es un coñazo supremo.

Así que yo hago dos cosas:

1- Me pongo mi Rains. Que además es un poncho verde que mola un taco y levanta pasiones allá donde va.

O

2- Me pongo una gorrilla, así como de pastor, que a mi me gusta más decir que es de ganadero, que da como más empaque, pero no, es de pastor.

Qué suerte que tienen las chicas, que se pueden poner botas de agua sin que las miren mal. Y los niños, que además se lían a jugar y se lo pasan bomba con los charcos.

Pero los hombres adultos, ¿qué? No podemos jugar, no podemos ponernos ropa impermeable molona, no pode… Shit, dejemonos de tonterías y hagamos lo que nos rote, ¿no? 

Lluvia, mal.

 

Porque al final, hagas lo que hagas te vas a mojar.

Joder, que coñazo.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply