12 consejos para dar la campanada estas fiestas

Lo primero de todo: ¡Feliz Navidad! y lo segundo que quiero hacer es presentarme por si alguien no me conoce todavía (echadle un ojo al apartado “Colaboradores” que somos todos muy majos).
Mi nombre es Mónica Herráiz y tengo 25 años y a partir de hoy seré la encargada de la sección de belleza y salud. Mi idea es proporcionaros pequeños truquitos a la hora de sacarnos partido, también haré reviews sobre productos utilizados y si tenéis dudas, ruegos, sugerencias os pido por favor que me los comuniquéis. Tenéis mi dirección de blog, Facebook e Instagram en la sección de Colaboradores. No dudéis en poneros en contacto conmigo para lo que necesitéis (que os pasee el perro u os haga la cama no, ¿eh? que nos conocemos)

Y con esta mini- presentación me pongo ya al lío.

Ya estamos casi a últimos de diciembre y por consiguiente ya estamos en Navidad (ahora sí, vosotros no hagáis mucho caso a los grandes almacenes que ya os veo montando el árbol en agosto mojito en mano) y para este mes lleno de celebraciones, comidas y cenas con la familia, resacas, más celebraciones, cotillones, uvas y demás he querido seleccionar 12 pequeños consejos para dar la campanada y conservar la dignidad durante las fiestas (si, es gratis, yo soy así). No todos son de maquillaje pero creo que todos son necesarios, así que allá van, espero que os sirvan.

1. OJO CON LOS EXCESOS
Estas fiestas te vas a pasar comiendo y bebiendo y lo sabes, bueno lo sabes tú, lo sé yo y lo sabe mi padre. Pero tenemos que controlar lo que comemos, cuánto comemos y cómo comemos.
Lo primero y principal para una “buena alimentación” lo pongo entre comillas porque entre las abuelas, las tías y las madres esto es un poco utópico. En estas fiestas sufren el síndrome de “Chas y aparezco en tu plato” que es cuando tú ya has terminado, te giras un momento para mirar a tu tío tocando la zambomba y al volver a mirar está a rebosar, esta es la verdadera magia de la navidad.
Lo que tenemos que hacer cuando se nos presente una comida o una cena copiosa es saber compensarlo con la anterior o siguiente comida (si es comida compensamos con la cena y a la inversa) Si vemos que es inevitable atracarnos de comida en ambas pues recordad que siempre es conveniente acompañar nuestras comilonas con una ensalada.
Esto no os lo digo porque quiera yo meterme en lo que coméis o dejáis de comer si no porque como bien habréis leído: “Somos lo que comemos” y todos los excesos que cometemos en horas débiles se reflejan luego en nuestra piel y lo que nosotros queremos, sobretodo en estas fiestas de amor y postureo del bueno, es estar radiantes.

2. CUIDADO DE LA PIEL
Si nos hemos puesto finos, filipinos pues tendremos al menos que cuidar nuestra piel. Para este caso usaremos una hidratante potente para nuestro rostro porque el frío ha llegado y eso es así, aunque haya días de sol “exageraos” (This is Valencia), la humedad y los excesos en las comidas se notarán en nuestra carita. Hidrataremos el rostro día y noche, preferiblemente, sin olvidarnos de los morretes (para asegurarnos también de que nuestro labial dura horas y horas.)

3. EXFOLIACIÓN
Muy importante también para tener un rostro radiante el hacernos un peeling cada tres o cuatro días (una vez a la semana si tenemos la piel más delicada). Esto eliminará pieles muertas, suciedad y toxinas que se hayan acumulado por los excesos cometidos, por el frío o por haber pasado un día entero de compras navideñas o de fiesta y haber ido maquillada hasta las cejas.

4. MASCARILLAS
Complementarias al paso anterior, aprovecharemos ratos muertos o días de resaca atroz para llevar a cabo este paso, importante también para una buena salud del rostro. Los mismitos nunca están de más, en próximas publicaciones os recomendaré varias que podéis probar y que son maravillosas para la piel.

5. PREBASE
¿No os ha pasado que una noche salís de casa pareciendo una princesa Disney y cuando volvéis al miraros al espejo creéis ver a Shrek? No, a mí tampoco. Pero el tema es que si no usamos una prebase nuestro maquillaje se puede ir al traste mucho antes. Una vez aplicado el contorno y la hidratante (paso obligado que nos conocemos…) procedemos a extender la prebase, si no queréis por todo el rostro por el tema siliconas, taponamiento del poro, etc. sería conveniente aplicarla en partes problemáticas como la zona T y los párpados, esto es, las partes más grasas de nuestro rostro. Os aseguro que se nota, después de 14 horas trabajando llego a casa, me miro y me dan ganas de volver a salir y trabajar otras 14 horas (guiño, guiño). Pero de verdad que lo notaréis, vuestra piel no absorberá vuestra base de maquillaje y no se os calcará en el hueso el eye-liner (para mí eso es de juzgado de guardia, maticemos amigas, maticemos.

6. LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA BASE DE MAQUILLAJE
Estoy muy a favor de marcas low- cost, que conste, de hecho el ser una marca de bajo coste no está reñido con ser una marca de calidad. Yo soy de las que usa una base batallera para el día a día (KIKO, Max Factor…)y una base “con más cuerpo” (NARS) para las ocasiones especiales. Ahora mismo al estar trabajando en dos sitios el mismo día intento utilizar la de Nars para no dar asco al final de la jornada.

7. GLITTER Y LABIALES
Chicas la Navidad es época de brillos y eso se sabe aquí y en la China, pero controlemos, por favó’. En el caso del maquillaje el dicho de menos es más va a misa. Está permitido usar vestidos con lentejuelas, jerseys con brillos, pantalones de terciopelo, pero porfaplis combinemos dignamente el maquillaje. Si para Nochevieja queréis calzaros un vestido negro/rojo/dorado de lentejuelas bajad el brillo de las sombras y del labial. Yo siempre digo que un ahumado no está reñido con unos morretes rojos, pero en estos casos hay que controlar porque interviene el factor ropa y corremos el peligro de parecer un balcón adornado de esos que se ven por ahí.
Por eso mi consejo es poneos lentejuelas, brillos, lo que sea, poneos guapas, rompedoras, pero compensemos con un maquillaje con un punto más sobrio. Ah y labios rojos están permitidos, los labios rojos siempre son una buena elección.

8. DESMAQUILLANTE
Si al miraros al espejo de buena mañana en vez de ver una persona veis un mapache es que algo en el proceso de desmaquillaros no ha ido del todo bien. Si habéis utilizado una prebase es de vital importancia que os desmaquilléis para que el poro respire y si no también, para evitar dar miedito por las mañanas y sobretodo para no ponerles a vuestras madres las sábanas como el rosario de la aurora. Hablando en serio, para mantener la salud de nuestra piel es primordial que nos desmaquillemos antes de irnos a acostar. Luego si os salen granitos no digáis que no os lo avisé.

9. PLANIFICAR TUS HORARIOS
Si vosotras, como yo, sois de las que trabajáis en Navidad vais a necesitar un planning. Y si tenéis la suerte de no trabajar (por vacaciones, claro) y de no estudiar, sois mi ídolas, pero también lo necesitáis. Entre las compras, ver las luces y la pista de hielo de la plaza del ayuntamiento, ir a la feria, quedar con vuestras amigos, etc. los días parecerán horas así que lo mejor que podéis hacer es planificar vuestros días bien para tener tiempo para todo. Yo aprovecho las salidas del trabajo para comprar regalos, los días libres para hacerme las uñas e ir a Correos, ir a comer con mi novio e ir a autocomprarme cosas para Papa Noel (ay, la magia de la Navidad) así que los que tengáis que trabajar o estudiar estas navidades tomaos las cosas con calma y planificaros la semana, seréis más felices. Palabra de pluriempleada.

10. COMPRAS DE NAVIDAD
Atención a este punto porque es MUY IMPORTANTE. Si tenéis todo el tiempo del mundo para ir de compras sed sensatos y evitad los fines de semana, las buenas horas son las primeras de la mañana, habrá menos gente y quizás pilléis al dependiente/la dependienta de mejor humor porque no habrá dado tiempo a que llegue alguien a tocarle los coj****.
Si vais a comprar ropa, complementos, etc. no seáis panolis y esperaos a rebajas, que queda menos de un mes, no os dejéis llevar por la marea consumista y sed cabales en vuestras decisiones, sé que con tantísimos anuncios es difícil pero desde aquí os mando mucha fuerza.
PD: Si vais a regalarle algo de cosmética a vuestra madre chicas, pensad bien y compradle algo que también podáis usar vosotras. De nada.

11. TIPOS DE MAQUILLAJE PARA CADA OCASIÓN
No utilizaremos las mismas sombras para el 31 de diciembre que para una comida con los suegros o la familia. Si queréis que os sigan respetando, claro.
Para las comidas o cenas en familia (sea la tuya, la de tu novio o la familia real) utilizaremos ahumados sobrios en marrones, maquillajes más discretos y acordes con la situación que se nos presenta. Si vuestra familia es de esas en las que hay un tío que toca la zambomba colorado como un cangrejo ahí ya no me meto, está fuera de mi jurisdicción y podéis utilizar el maquillaje que haga falta o se requiera.

12. NOCHEVIEJA
Ah (suspiro de emoción, pena, nostalgia y alegría, todo junto) la última noche del año, el nuevo comienzo, las nuevas oportunidades, el borrón y cuenta nueva requiere de todos los consejos que os he dado anteriormente. No comáis en exceso, lo suficiente para la cantidad de alcohol que vayáis a ingerir después de las campanadas.
Sacad todos los brillos, lentejuelas, velvetón, ligas rojas, ¡lo que sea! de vuestro armario, no os preocupéis si no combina con los accesorios del cotillón en Nochevieja se vale TODO. Compensad un poquito con el maquillaje para no parecer un drag queen, aunque pensándolo bien… ¡¿qué más da?! Es Nochevieja y se vale todo.
Tomad las uvas con calma, atragantarse nunca fue un planazo de año nuevo y sobretodo, lo más importante, pensad en todo lo bueno que os ha pasado, en todo lo bueno que está por venir.
Pensad en las cosas malas que habéis vivido y que os han hecho aprender, en los tropiezos que os han hecho levantaros con más fuerza y en las alegrías que os deparará el 2016.

Felices fiestas a todos, si no os ha tocado el gordo no pasa nada, al menos tenemos salud y aunque a veces pensemos que esta frase la dijo algún retrasado hasta el culo de vodka, tiene razón. Aprendamos a valorar las pequeñas cositas que nos da la vida, alegrémonos por poder levantarnos cada mañana y mirad a vuestro alrededor, levantad la vista del móvil y regalad sonrisas porque ese es el verdadero espíritu de estas fiestas.
FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2016.

PD: Siento el spoiler de lo de Papa Noel, si alguno aún pensaba que existía le pido perdón.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply