Stranger Things

Decir que Netflix ha cambiado la forma en la que “vemos la televisión” es ya, a estas alturas, un lugar común. Decir que Stranger Things es un serión que a muchos va a marcarnos, de un modo u otro, lo será también dentro de poco. Si todavía no has visto Stranger Things, como dirían en mi pueblo, YA TARDAS. Es más, deja de leer esto, hazte con una cuenta en Netflix si no la tienes ya, y ponte a disfrutar con la serie producida en exclusiva para esta plataforma por los hermanos Duffer. Has de saber que es adictiva, que como ya he dicho alguna vez en Twitter, esta serie está para no dormir ni comer y verla entera del tirón.

Stranger-Things-Netflix

Lo primero que leerás si buscas algo sobre este serial, que de momento solo cuenta con los ocho capítulos de la primera temporada, es que está cargada de recreaciones ochenteras y guiños a diversas obras literarias y fílmicas de varias épocas, pero sobre todo de esa década. Y es verdad. Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando vemos a la pandilla de Mike Wheeler, es Los Goonies. Y lo siguiente, E.T., y todo esto con razón. La pandilla conformada por los niños “pringados” del colegio, las bicicletas, la escenografía… todo parece remitirnos a ello. Y oye, bien. Lo que pasa es que yo hace tanto tiempo que me aburrí de esta continua tendencia recurrente a aquella década, como si nada bueno se hubiera hecho desde entonces, y como si los niños y adolescentes de entonces, adultos ahora, no fuéramos capaces de crear nada diferente a aquello, que lo que menos me importa es esa estética y esas referencias. Muy bien traídas y muy logradas, por cierto. Pero ya. Hablemos del argumento, que la chicha de esta serie, aparte de la indudable calidad de la fotografía y de interpretaciones tan magistrales como la de Winona Ryder, es lo que me ha llamado la atención y enganchado; no es misterio, no es terror, no es ciencia ficción, ni drama ni fantasía, y es todo eso junto y a la vez. La ilusión creada de que incluso siendo un crío enclenque y marginado en el cole o el instituto, puedes luchar contra los abusones y los malos malísimos, y salir ganando. Un clásico de las producciones de los ochenta. Ah, (suspiro), vale, es imposible hablar de Stranger Things sin referirse a aquella prodigiosa y horterilla década. Porque hasta la maravillosa música de cabecera, compuesta por el grupo Survive, suena a cabecera de programa de misterio de aquella época. Porque los títulos de credito, la tipografía de los mismos y la forma de aparecer y desaparecer de la pantalla, suenan a aquella época, y seguramente así, los hermanos Duffer consiguen que Stranger Things, en toda su atmósfera, te envuelva y te retrotraiga a una infancia o una adolescencia temprana, en la que te contaban, y te lo creías, que con una brújula de juguete y una bicicleta, eras capaz de hacer frente y vencer al malvadísimo y oscuro Gobierno de los Estados Unidos. No sé si quienes nacieran en la época de los noventa, disfrutarán de esta serie igual. Sería interesante preguntar, y averiguar, si la han visto, qué es lo que les ha llamado la atención de Stranger Things más allá de la manida estética de los ochenta. Tal vez nos sorprenderíamos.

netflix-stranger-things-trailer

Personalmente, las referencias a paradojas científicas, (¡atención, SPOILERS!), a teorías sobre grietas en el continuo espacio tiempo, a experimentos gubernamentales secretos con la energía, y al uso de sus resultados dentro de la Guerra Fría contra el bloque comunista, han sido los dos puntos de Stranger Things que han conseguido hacer que me enganche. Eso y la tremenda capacidad de todo el equipo creativo de la serie, para provocar interés, miedo, hasta un poquito de asco, y desazón, sin llegar a traumar. Sorprender y marcar, sin aterrorizar. ¿Cómo lo consiguen? ¿Cómo lo hacen para conocer el punto donde está el límite? ¿Cóno lo rozan sin sobrepasarlo? Tal y como hacían las ficciones de aquella época, y siguen sublimándonos como cuando éramos adultos. A lo mejor ahí estaba el secreto; en que entre tanta fantasía e inocencia, nos planteaban cuestiones como a seres inteligentes y adultos.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply