Fernando Higueras

Arquitecto español se caracterizó por distanciarse del racionalismo y aproximarse a corrientes organicistas, cogiendo como referencia al arquitecto Frank Lloyd Wright. Fernando Higueras representa, dentro del panorama arquitectónico español, una de las más singulares conjunciones de rigor constructivo con la adaptación al medio físico y natural y del entendimiento de la arquitectura popular desde planteamientos contemporáneos. En su arquitectura era imprescindible el respeto al entorno, tratando de no modificar ni mover nada.

La Cueva

Se trata de una pequeña vivienda subterránea exavada a 7 metros de la cota cero. Pese a esto, tiene una excelente luz cenital a través de 5 claraboyas y en ella se disfruta de un absoluto silencio y excelente temperatura durante todo el año sin necesidad de aire acondicionado y apenas calefacción, con un mínimo gasto de energía estamos ante una vivienda sostenible y con una eficiencia enérgetica espectacular para la época. En la planta baja se encuentran el estudio y en la planta primera las zonas de estar de la vivienda y el dormitorio. Toda la luz y ventilación entra por el espacio a doble altura, con el único control lumínico de unas cortinas correderas, el resto, lo hace la inercia térmica del terreno. Las hiedras del jardín buscan la luz nocturna y el calor, y convierten el interior en un agradable jardín subterráneo.

Casa enterada   casa cueva

Edificio Princesa

Un edificio de imagen heterodoxa a base de hormigón visto y vegetación en fachada.

Se planteó un proyecto en el que arquitectura, urbanismo y ciudad formaban un conjunto. Con una estructura de hormigón armado y estructura vertical dispuesta con de elementos que garantizan las funciones de sustentación fue concebido, Higueras inspirado por Le Corbusier con la idea del recionalismo por construir viviendas con jardines de altura siguiendo la filosofía de una arquitectura orgánica que promueve el tándem perfecto entre el hábitat humano y el mundo natural. La idea era que la vegetación lo cubriera todo y que el alero diera sombra.

Con jardines privados y terrazas interiores llenas de vegetación este singular edificio brinda por su ubicación cientos de comodidades, intensa luz por todos sus ventanales.

8688736108_22e72d5a9b_b     edifico princesa

Sede del Instituto del Patrimonio Cultural de España

Conocido popularmente como la “corona de espinas” de planta circular se inscribe en un círculo de unos 40 metros de radio, subdividido diametralmente en 30 gajos principales, que en la crujía exterior se fraccionan en dos, con lo que se manifiestan en fachada 56 módulos, de los 60 teóricos, ya que cuatro de ellos están ocupados por la escalera de acceso. En altura se desarrolla en cuatro plantas que se manifiestan en la fachada exterior, acusándose sólo dos en el claustro central, dado el retranqueo que tiene la última planta. Como obra de arquitectura cabe encuadrarla dentro de un organicismo tardío y expresionista donde la estructura adquiere una importancia y una presencia suficientes para definir ella misma el espacio arquitectónico. El edificio tiene matices clásicos indudables, que unido a su oposición al funcionalismo, lo convierte en un adelantado del posmodernismo, por lo que cabe considerar el edificio como una de las obras más significativas de la arquitectura española contemporánea.

Sede Instituto    Corona de espinas

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply