El Racionalismo de Fisac

Miguel Fisac fue quizá uno de los mejores arquitectos españoles del siglo XX, humanista, innovador y radical, es autor de obras de una enorme vanguardia y su estilo permanece presente aún en muchos proyectos contemporáneos. Fue el más audaz y moderno, capaz de encontrar soluciones ingeniosas y adecuadas con materiales innovadores. Su obra se caracteriza por el uso magistral del hormigón, los cubrimientos con sus vigas-hueso, y por la canalización de la luz en sus proyectos, que convirtió así en un material más de sus obras.

La Pagoda, Edificio de Laboratorios Jorba

Sin duda el edificio mas conocido del arquitecto, este singular y desaparecido edificio recibió el nombre de “la pagoda” debido a su curiosa estructura; consistente en una torre en la que cada planta superior giraba 45º sobre la planta inferior y la transición entre plantas se desarrollaba mediante formas hiperboloides, dando un ritmo sustancial a la fachada. La zona de producción y almacén se disponía en dos naves rectangulares de planta libre y de gran luz, cubiertas a dos niveles distintos la estructura de las cubiertas de esta parte del edificio consistía en el uso de un modelo de viga patentado por el mismo Miguel Fisac, vigas que basaban su solución en los principios estructurales de los huesos largos: láminas formando tubos con unas secciones parecidas a las vértebras. El sistema consistía en piezas de hormigón prefabricadas que se montaban en obra y se tensaban después.

Pagoda-Fisac-Plácet

 

Vivienda en Isla Plana
Colgada sobre una ladera frente a la Bahía de Mazarrón, Miguel Fisac dejó una obra maestra de la arquitectura española. Un chalé que los vecinos no tardaron en bautizar como ‘La Cajonera’ por los cuatro contenedores que dan forma a la construcción. Fueron un manifiesto tan aparentemente sencillo como contundente de buena arquitectura. Su expresiva adecuación al terreno, su rigurosa construcción a base de muros de piedra y fachadas enfoscadas pintadas en blanco y su decidida apuesta por una tipología residencial veraniega basada en un único espacio diáfano mirando al mar, hacen del conjunto un ejemplo.

Vivienda-en-Isla-Plana-Miguel-Fisac-1200x599_c

Iglesia parroquial de Santa Ana

Fisac diseñó una planta en forma de óvalo, ligeramente inclinada, en la que todo converge en el presbiterio. Los bancos están dispuestos en forma de abanico. Siempre buscando la funcionalidad, tuvo todo en cuenta, la luz, el sonido, el mobiliario… Construida en hormigón visto, tanto en su exterior como interior, y cubierta con las vigas hueso, este material constructivo se convierte en un protagonista absoluto del templo, sin embargo a la vez es un ejemplo extraordinario de que la arquitectura no consiste solo en una fachada o formas exteriores, sino en volúmenes, espacio. La cubierta que no llega hasta el muro de la cabecera del templo, deja una zona descubierta, donde hay un lucernario. Esta iglesia de Fisac cumple la búsqueda de unas buenas condiciones acústicas que permitieran esa participación de los fieles, esa reunión de la comunidad, juega un papel primordial y originaron esas paredes curvas a los pies, “formas que fueran dispersivas, que no creasen ningún eco”.

santa ana

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply