Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/42/d556479149/htdocs/wp-content/plugins/jetpack/_inc/lib/class.media-summary.php on line 77

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/42/d556479149/htdocs/wp-content/plugins/jetpack/_inc/lib/class.media-summary.php on line 87

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/42/d556479149/htdocs/wp-content/plugins/jetpack/modules/infinite-scroll/infinity.php on line 155

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/42/d556479149/htdocs/wp-content/themes/mts_vogue/options/php-po/php-po.php on line 187
"Alba infinita"; estamos todos bien jodidos - Haltermag.com

«Alba infinita»; estamos todos bien jodidos

Entre Interestelar, La gran apuesta, esta novela de la que hablo esta vez, y Fran Rivera rebotándose porque no le dejan a sus anchas torear con su bebé en brazos, he decidido declarar enero de 2016 como el mes en el que dejé de creer en la humanidad. Tal vez febrero me haga cambiar la cosmovisión propia actual, si encuentro motivos. Llamadme voluble si queréis.

Portada_AlbaInfinita

Llegué a Alba infinita por las buenas palabras que Miriam Beizana hablaba de ella y su recomendación, y atraída, claro, por la historia que parecía narrar. Bendita la hora en la que decidí pagar los 1,99€ que cuesta su versión electrónica en Amazon y guardarla en mi Kindle para ser una de mis siguientes lecturas. Impresionante. Cualquier cosa que diga sobre la novela de David Nel se quedará corta. Esos apenas 2€ no pagan el derroche de calidad en argumento y narrativa de esta primera novela del autor.

La ficción distópica vuelve a estar de moda. Impulsada por la profunda crisis económica, moral, energética y ambiental en la que vivimos aunque no queramos darnos cuenta (y que en breve nos golpeará de nuevo con fuerza, ya veréis…), la narrativa contraria a la idea utópica de una sociedad futura se abre hueco de nuevo en una sociedad que se debate entre perpetuar un sistema a punto de colapsar, encogerse de hombros porque no es su problema, o buscar aunque sea a la desesperada una solución que nos permita perpetuarnos, con equilibrio y responsabilidad, como especie habitante de este planeta. Justo en esa tercera vía, en esa tercera opción, se plantea una sociedad, futura pero no tanto (en Alba infinita los protagonistas siguen viviendo en el siglo XXI), que ha encontrado en la pequeña isla de Chipre una última intentona de construir un sistema y una sociedad sostenible, ideal. El juego de poderes y las potencias mundiales han cambiado; el cambio climático es irreversible, el capitalismo salvaje y fuera de sentido sigue campando a sus anchas de una forma aún más cruel y la crisis económica de 2007 se ha prolongado hasta convertirse en una violenta y negra larga depresión de la que sólo las élites consiguen librarse. Y en esas, tras superar una durísima guerra contra Turquía, que la deja destrozado, el pequeño estado chipriota decide renacer de sus cenizas, aboliendo el sistema monetario y convirtiéndose en una EBR (economía basada en recursos) centrada en la vida de una nueva capital, Galatea. La primera ciudad completamente sostenible y con un sistema educativo, económico y social, a priori, justo e igualitario, capaz además de premiar aquel que se esfuerce por superarse a si mismo y contribuir al bien común. Todo precioso. Yo, en el primero… tercio de la novela, decidí que quería irme a vivir a ese Chipre y a esa Galatea. Por favor lo pido.

distopia

¿Entonces? Si habla de una sociedad ideal y equilibrada, de un esperanzador futuro, ¿por qué llamarle ficción distópica? Será un utopía, ¿no? Pues no. Es una distopía pura y dura, muy dura, por real. Superando las ideas de la santa trinidad que inauguró este género (Farenheit 451, 1984 y Un mundo feliz), David Nel se agarra a un futuro no muy lejano formado por elementos menos descabellados que aquellos, y tan reales y cercanos, que sólo desbloqueando la pantalla táctil de nuestro smartphone los podemos encontrar y nos pueden acojonar. Ese es, para mí, el mayor punto a favor que hace esta novela tan creíble; que usa una realidad que ya tenemos en nuestras manos, con un refinamiento y un progreso de la misma perfectamente creíble porque noticias sobre el mismo nos llegan a cuentagotas ya. Y a los grandes defectos del humano; la avaricia (otra vez…), la estupidez, el ansia de poder. La manipulación de la política por parte de la economía (como si de verdad se pudieran disociar) y la perversión de cualquier presupuesto ideal que siempre, por desgracia acaba apareciendo, bien de la mano de un beneficio económico, bien para saciar algún ego hinchado y hambriento a la vez.

Con esas dos premisas y con componentes políticos, históricos, científicos y humanos, narra el autor la historia de cuatro inmigrantes que llegaron a Galatea por diferentes circunstancias y por cuyos ojos, y hasta en cuyas manos, pasa el devenir de dicha EBR y de todo el mundo en general. Con un principio descriptivo que sirve para situar al lector en las vidas de dichos personajes y en el entorno en el que se mueven, poco a poco va evolucionando hacia la acción, la oscuridad y la confluencia en un final tan sorprendente como esperable (que no previsible) como creíble. Por desgracia, insisto. La lectura de Alba infinita es rápida pero no por ello superficial. El argumento está bien armado y la documentación y argumentación le otorgan a la novela un envoltorio sólido. Por desgracia. Porque insisto, sin irnos muy lejos, podría ser un futuro más que posible para la humanidad.

*Bonus track: si os interesa la literatura distópica, podéis haceros también con la colección de relatos Mañana todavía o con la novela que ya recomendé en «Mi 2015 en libros«, Mente. Canelita fina de autores independientes. Otra vez.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply