Embócense

jaime_de_marichalar_4687

Que tiempos aquellos en los que por las noches sólo había maleantes por las calles, eh. Que defendían su honor, el de sus mujeres, hermanos, primos o conocidos a punta de espada, y sólo por el placer de reyertear.

¿Qué fue del siglo XVI, de sus floretes, del único deporte olímpico que ha alumbrado España (la esgrima, si señores), y de las capas? Porque nada hay más español que llevar una capa, española, claro, y un buen acero toledano al cinto.

Como lo de llevar espada, ya no, pues inclinémonos por la capa. Llamadme loco, pero desde hace años quiero una capa española, o varias. En colores festivos, en tartanes, en Príncipes de Gales y cuadros ventana. Picture yourself con una de esas y admítelo, la capa española, mola.

Voto a bríos que en el armario de un Hombre tiene que haber una Capa. Superman lleva capa, Batman lleva capa, Ramón García lleva capa. Argumentación irrefutable, lo se.

Ir al sastre, encargar la capa, leer el miedo en sus ojos, porque no todos saben, pueden o quieren hacer capas, disfrutar de las pruebas, y tener una capa. Qué placer. Que a lo mejor no te la pones nunca, pero oye, aquellos zapatos tampoco, y lo sabes.

Para rematar, imagínate a Lapo con una capa española. Top.

¿Te ha gustado?

Introduce tu correo electrónico y recibe todas las semanas artículos como el que has leído

¡Te has suscrito con éxito!

Leave a Reply