Poesía

Crónica de un jueves único en el “Refugio Cafe Art Nature” de Alicante

Atención: esta crónica puede contener trazas de cartografía, poesía, personas y palabras.

Puertas que abrazan y puntos que curan

4 de mayo. Son algo más de las 8 y media de la tarde, el sol todavía no se ha puesto y las luces de la ciudad ya están encendidas; mis ganas también, lo sé por la forma que tiene mi corazón de abrirse paso bajo mi pecho.

El día va de encuentros y fronteras. Te cruzo, me adentro, les arrastro. Llevo bastante tiempo siguiéndote desde la distancia, como un <<huevo stalker>> de Twitter y, al fin, estoy aquí, clara abierta en la yema de tus dedos.

Te observo, tienes un encanto especial. Te prejuzgo, pareces cómodo, pareces cálido, pareces…¡qué coño!, llevo ya cinco minutos pisándote los pies y no pareces nada, eres, -así, sin más- eres hogar, eso es lo que eres, un trocito de mi lar perdido en mitad del centro de Alicante. Y es que no me extraña que te llamen Refugio, reúnes todos los requisitos necesarios para que convaliden el terreno que te comprende de ventanas para adentro como antinuclear. Ojalá tú arrasando con toda la cobertura de mi móvil mientras estoy en ti.

Refugio Cafe Art Nature

Primera. Kilómetro cero. Cadenas, eslabones y jaulas abiertas.

El amor es chulo es algo más que una frase atributiva, es un punto cardinal; nómada pero consecuente, inquieto pero transparente, de curioso tamaño pero extensa geografía interior. Un tropiezo causal que hoy, aquí, a estas alturas -sobre el mar-, es una caída libre voluntaria en la que ojalá nunca llegar hasta el fondo.

Y ahora sí, vamos a por los datos.

El amor es chulo -que en realidad no es él sino ella- se encargó de llevar su labor más allá de las fronteras digitales en las que se suele mover, o en las que nos tiene acostumbrados a los más <<wifidependientes>>, para que la poesía revolucionaria, sincera, sentida, directa, sana, dolorosa y llena de ingenio de Irene G Punto, Victoria Ash y Eloy Cánovas -escritores, poetas, fuentes y canales de belleza y vida- saltase del papel al escenario del Refugio Cafe Art Nature de Alicante; porque, la guerra, de frente, boca a boca, se libra mejor.


Estaciones, raíles, montañas y rayos.

Victoria Ash

A mí pídeme lo imposible:
que te olvide.
Que te olvide para siempre,
porque quererte,
quererte, mi amor,
lo puede hacer cualquiera.

-Victoria Ash-

De La culpa es de las musas a Besos de nadie, Victoria Ash demuestra que si lleva las cenizas a cuestas es porque no para de arder y, cada vez, con más fuerza, con más intensidad, con más proyección y más seguridad y, qué bien le sienta un micro y a sus estrofas su voz, tormenta de verano al campo sediento.

Los versos de Victoria Ash -en su boca- cada tiempo diferente saben distinto, como una coreografía improvisada de baile contemporáneo en la que la esencia es la misma pero la intención, la causa y la consecuencia del movimiento no.

Victoria Ash es camino, un raíl infinito que viaja a través de las estaciones -de Vivaldi- para abrazarte cuando hace frío o tirarte al agua cuando el termómetro marca 35º grados. Un terremoto con tres epicentros circundantes y paralelos; pupilas, pecho y garganta, que cuando se alinean, entre los espacios de las letras que dan forma a sus versos, provocan mareos, mareas y mares -de dudas, de recuerdos, de ganas, de vida-.


Canteras, picos, cuerdas y balas.

Eloy Cánovas

…he tragado tanta agua como veces me he dejado llevar por la corriente.
Aprendes a que nunca se es tan cobarde como aquella vez que tampoco.
Demuestra que hoy eres quien eres gracias a quienes apostaron por ti.
Ellos te dieron un trozo de sus vidas para que entiendas
que los mejores consejos para triunfar en la vida
fueron antes errores sin madurar.

-Eloy Cánovas-

Nada, la nada de lo que yo te pueda contar es el todo que sale de la garganta de Eloy Cánovas cuando recita, cuando empapa de alcohol tus heridas en forma de palabras volátiles que chorrean saliva, en forma de verdades, de recuerdos, de presentes, pasados y próximos futuros.

Nada, nada de lo que pueda contarte sobre el huracán que escupe la voz de Eloy Cánovas: sus palabras en sus cuerdas, sus cuerdas en mi pecho, mi pecho en sus comas; nada, nada de eso -que es esto- puede hacerle justicia a su yo presente, cara a cara, verso a verso, verdad a verdad.

Invitarte simplemente a leerlo sería egoísta por mi parte, yo, te invito a buscarlo, a seguirlo, a disfrutarlo y a que le pidas que, por favor, encienda el reproductor de audio que está guardado en la aurícula izquierda de su corazón para que haga latir la derecha del tuyo y su voz suene en bucle en cada uno de los rincones de tu ser.

Eloy Cánovas

Desconocidos, luces y magia. De la poesía de los escenarios a la prosa poética callejera y familiar de las sillas, las mesas y las calles.


Trucos, tacones, tequilas y tacos.

Irene G Punto

Eres mi punto negro. ¡Qué te exfolien!
Soy una lunética cuando me martes en dos el corazón.
Y sí, me siento como una verdadera miércoles
cada vez que viernes un rato y yo me pongo sabática
porque sé que luego, en mi cama, nunca domingos juntos.
¡Hay que jueverse!
Sed de ti. Ser de mí.

-Irene G Punto-

La revolución se llama Irene G Punto y en ella empiezan y acaban todas las revueltas. Durante su tiempo de recitado y entre sus versos puedes ver a un par de vaqueros retarse a duelo, un mesonero sirviendo piedras de whisky a un par de corazones que no saben que -en la distancia- ya se entienden, o las teclas de un piano sonando al ritmo del tacón de una bailarina de cancán.

Irene G Punto sabe cómo, cuándo y dónde y sus dardos huelen a cruzados de tinta de boli Bic, trazas de tiza en los pantalones y minas suicidas de un par de ahorcados disputados en las mejores últimas hojas de una libreta que vive en la edad del pavo.

El ingenio de la producción de Irene G Punto y su táctica de presentación te reta y te incita a descubrirte en ella y a probar “si tú, si aquí, si tal…” mientras consigue colarte, sin que te des cuenta, una semilla por la garganta que, créeme, tarde o temprano florecerá y tendrá tantas ganas de salir fuera de ti que no sabrás cómo pararla.


Si necesitas un motivo, solo uno, para buscar Refugio, recuerda: casi siempre, una imagen -como esta- vale más que mil palabras.

El Refugio Cafe Art Nature
Retratos inmortales de corazones nómadas muertos de sed que sacian su necesidad bebiendo palabras de otros, en este caso, en esta ocasión, de otros -únicos- como Victoria Ash, Irene G Punto y Eloy Cánovas.

Si deseas descubrir a Victoria Ash haz click en el 01.

Si deseas descubrir a Eloy Cánovas haz click en el 02

O, si deseas descubrir a Irene G Punto haz click en el 03.

Para todo lo demás: “Las autoridades sanitarias advierten: <<consumir poesía puede sanar>>


Esta crónica esta dedicada a Gerardo, Paula, Cata y Victoria; por dejarse llevar, querer descubrir y compartir conmigo las pequeñas -grandes- cosas de la vida.
También a las jóvenes y guerreras periodistas de la UMH; por su amabilidad y sus ganas de luchar por lo que aman.
poesia-es-nombre-de-mujer-haltermag

“Poesía es nombre de mujer” en La Puerta Falsa. Crónica de una noche inolvidable.

INT. LA PUERTA FALSA. NOCHE

Rótulo: 21:33

El minutero avanza lentamente.

Rótulo: 21:39

Las rubias, de amplias coronas, se reducen a espuma sobre la mesa.

Continue reading ““Poesía es nombre de mujer” en La Puerta Falsa. Crónica de una noche inolvidable.”

Septiembre

Arranca “Septiembre” en Haltermag

Vlog experimental que tiende a videoarte y que pretende reflejar, de forma personal, el paralelismo del noveno mes del año con el primero.